|

Georgina Canifrú






(Viña del Mar, 1978)


Bibliotecaria Documentalista de la Universidad Tecnológica Metropolitana.
Ha publicado “Vacío Animal” por Mantra Editorial, 2009. El 2008 participa en el III Encuentro de Poesía Latinoamericana Actual “Poquita Fé”. El 2003 obtiene el Primer lugar en el Segundo Concurso de Poesía organizado por la Facultad de Humanidades de la UTEM. El 2000 recibe la Beca para la Creación Poética de la Fundación Pablo Neruda. 
Poesía: De “Vacío Animal”

YO HUYO COMO EL DOMADOR INEPTO
SOBRE MUÑONES CORRO
SIN VOLTEAR LA VISTA
SIN DESPLEGAR LAS ALAS

El salmo de las manecillas


"tú eres una ciega
no ves que es el infierno esta habitación estrecha esta cama, este viento" Eugenia Brito

El salmo de las manecillas
explotando en cada segundo
contra las vueltas eléctricas que el zancudo
con otro intervalo
da en este cuarto sin tiempo ni deseo

Yo me golpeo también con su fuga
en la ventana sin salida a la noche
se agitan las aguas de mi pecho
que no alcanza la orilla y sus diamantes
donde no podrá el junco florecer en el riachuelo

Mis extremidades se proyectan en el muro
en el vacío de esta caverna sin llama
dentro del globo de la noche
es mi rugido que rema eternamente silencioso
son mis monstruos
los que tejen en silencio
ciegos
y negramente sordos


Domador inepto


Cuando aparecen sus ojos en mis ojos
huye el corazón en la estampida
de mi por el desierto
cabalgando pardo entre otros
hacia lejanías sin regreso

Cuando aparece su lengua en mi lengua
mi grito es una gota que desaparece en el bebedero
donde observo encorvada
en el corrugado oleaje de este pozo incierto
como extienden sus alas negras en el pozo del cielo

Las palabras buscan dentro de sí
pero ya no tenderé mi mano en la marioneta

El desierto me coloca el traje del caballo
es ese pelaje el que guarda mis raíces verdaderas



EN EL ALBA MI PECHO RUGE
COMO EL TIGRE DENTRO DE SUS LLAMAS NEGRAS


Insecticida


Hace días que tengo en el cuerpo
tu perfume de insecticida
adherido a las escamas
luminosas en la profundidad de las yardas

En mi cuerpo
tu perfume de insecticida
entrando en las vellosidades de la lengua
en las papilas de la estrella no moriré

Y en efecto he distorsionado el olor de la mañana
inclusive el tiempo con su humedad
envuelta en todas las miradas somos felices
se convierte el cuerpo
en el origen del primer pétalo
y es necesario establecer el olor de la primavera

El olor arenoso de la piel de la mula
el olor de los ojos del caballo que no cabalga libre
pero no huye
el olor de la loba volviendo náufraga al Reloncaví
el olor del puma mientras corre y en el sendero
aparece la estrella
y brilla

Tu perfume de insecticida
en el cuerpo yo tengo

Entre las alas del insecto está cautivo el paisaje
pero él no escucha el salmo del grillo

El bosque el bosque no es verde
y la fogata aún no se ha encendido
el cuerpo entonces es una llama azul
que desaparece entre las aguas
es sin olor el paisaje
sin pasto en los ojos de la cabra
no se trata de un insectario en los bancos de la escuela
ellos reviven en la oscuridad del sueño de la niña

es sin paisaje
pero sin paisaje
sin olor
ladran los animales
pero no descubren la corta distancia
que les es señalada para ahogarse en el mar
o para internarse en los pastizales




Pero podremos huir
porque sé que podremos huir
cuando se establezca nuevamente
el olor de aquello sin nombre ni lugar


Prisionera


Nos cuentan dos veces al día
uno
dos
tres
digo once

Con la mirada en mi archipiélago lejano él me saluda
convicta de la sombra que despega del pensamiento
me desprendo también en una forma sutil
y el latido se hace innecesario
para todos los actos que sostienen la tierra

Residente perpetua
no saldremos del contorno de los ojos ahogados
pero he comenzado a avistar el dorso de mi pensamiento
el gesto de mi cuello asciende
y me vuelvo loba que aúlla

De la trompeta crecía el musgoso nido del océano
el viento nos meció tantas veces
el sueño entonces se desprendió de la barca
y cuando llegamos nadie nos esperaba en la fogata entumecida
convicta en la galería que sólo especta el paisaje

Amada definición inaccesible
acertijo de aire
acertijo de sonido
de piel desaparecida en los montes
que un día fueron profundos

En mi corazón habita un dragón que quema en el alba
una fogata primitiva ilumina caminos de sangre
yo veo la fogata del cielo con los ojos abiertos
pero la expansión invertida me provoca derrames de
murciélago

Despierto en un cuerpo que no conozco de antes
el pelaje ahora es otra piel
en esta agua que me cobija del cielo
que me cobija de tu mirada hiriente
de la bala en tu lengua
Siempre corrí por el sendero descalza
y no me siguieron apareados por la noche los lobos

No fijaba la mirada en cosa alguna
el paisaje no era paisaje
todo pertenecía ya a mis ojos cuando en una cruz
me lanzaba sin sumergirme
en aguas que eran aire
en cielos que eran desiertos
en araucarias de leopardo

Y las huellas en el lodo eran iluminadas
por la luna del propio cielo que era el propio desierto
y el propio aire
que era la respiración y su origen


MI CORAZÓN ES UNA NIÑA BORRACHA
QUE NO VUELVE MÁS A CASA

 





Esta es la Lectura de Georgina Canifrú, el 6 de marzo de 2009 en LDDS

Y este el afiche de su lectura:

Posteado por Arturo LedeZma Martìnez el 23:45. etiquetado en: , , , . puedes segui el rss RSS 2.0. déjanos tu comentario

Comentarios recientes

Ultimas entradas