|

Emersson Pérez



Emersson Pérez. (Santiago, 1982). Poeta y Gestor cultural, estudiante de Pedagogía en Lengua Castellana y Comunicación. Director y columnista de Revista Absenta. Actualmente, se desempeña como coordinador del Colectivo poético y de acción social Mal de Ojo y la editorial Ajiaco Ediciones, además participa en el evento internacional TrasAndes en la ciudad de Mendoza. Ha publicado en el anuario poético “Márgenes” del colectivo Mal de ojo (Ajiaco ediciones 2011) y fue seleccionado para la Antología Iberoamericana “Poesía Molotov”, por la Editorial Cascada de palabras (Cartonera), México 2011, así como la antología “Poemario Indestructible” por Ediciones Gatopajaro Chile 2010.
Revolucionaria
“El café es un lujo muy caro, y me dedico a la taberna, mientras llega la muerte.”
Ramón María del Valle-Inclán
Cierto día, nublado, frío, donde la neblina asimilaba al agitado mar gris, arribó una chica. Llegó encandilándome con su fulgor rojo, su ánima era de una indomable yegua y destrozaba el piso del bar con sus poderosos cascos de cuero negro, “de la feria de las pulgas”, altiva se le notaba chica ruda, neo hippie de actualidad de sexo sin pertenencias. Adelantamos las manecillas del reloj al acto; durante nuestra primera consumación ya en mi pieza de colchón inflable, arañas tímidas, fotocopias y libros, como vegetales añejos de un paraíso caótico, con una botella de vino, en la que sinceramente mentí para pagarla en mi pieza (un fiado con falsedad doble ciertamente). Bebió cada uno de mis impulsos y extrajo cada líquido cerebral, yo tomaba un libro y trataba de leer poesía, ella, la revolución actual. Su sueño era simple; procrearía un guacho izquierdista en la selva Latinoamericana, para mí la única “Real revolution” eran sus hormonas, no dejaba tiempo; ni al té, ni al café, el vino fue suficiente click, para no soltar a este soldado acorralado entre mi cama y mi radio reloj de tres estaciones, cuando conseguí escapar, a tal ambigua tortura, argumentando que debía empezar a planear sus viajes, la vi caminar en Avenida Argentina, aliviado con el frescor del amanecer, la imaginé subiendo a un trole bus, como si fuera este, el último tanque de nuestra guerrilla imaginaria
Caída
Mis caídas no solo fueron horizontales
y mientras soltaba las garras de mis pies
de un astro hundido en la mar
que me mantenía colgado a la tierra
como un murciélago primoroso de centrar cabeza
fue ahí cuando estrellé en el pecho florido una dura flor
recuerdo que balamos como abejas por esa flor esquilada
mientras el torpe de Altazor
inflaba el paracaídas con sus emanaciones gaseosas
me invitó a volver al cielo
a buscar al Principito para comprar peyote
pero no
quedé acá mascando chicles de ternura /
por las orejas
hablando con burbujas rosadas de paraísos artificiales.
Giros
Dar media vuelta y ver
Que pasa ahí fuera
.
Fito Paez
Un cierto día
veo, huelo sobre la sucia acera
un gato negro muerto
tiene el vientre abierto y lleno de gusanos.
Al siguiente mi ánimo parece mejorar
escucho un ronroneo y un arrime a mi pierna
sonrío, una gata tricolor próxima a parir.
En un giro me doy cuenta
que en los dos se siente la vida
y se aproxima la muerte.
This work is licensed under a Creative Commons license.

Posteado por Arturo LedeZma Martìnez el 11:35. etiquetado en: , , , . puedes segui el rss RSS 2.0. déjanos tu comentario

Comentarios recientes

Ultimas entradas